6 Cualidades para Ser un Mejor Educador

El mundo entero en todos los ámbitos está experimentando un cambio de era, antes nos enfocábamos en educar a los niños con lo aprendido en la revolución industrial donde lo primordial era transmitir conocimientos técnicos aplicables en los puestos de trabajo enfocados a la producción en serie y el consumo masivo.

Hoy en día la transformación que estamos experimentando hacia la era digital nos hace asumir la responsabilidad de cambiar el entorno educativo y crear nuevos procesos de enseñanza donde cada individuo debe hacer valer su propia identidad y destacar los valores y talentos natos que debe potenciar para ofrecer al mundo.

Ya no se trata solo de abarrotar las mentes de los niños con conocimientos académicos si no de intentar crear espacios donde ellos puedan desarrollar actividades en las que de forma experimental descubran herramientas indispensables para su propio desarrollo personal.

Creando nuevas aulas.

Acompañar el conocimiento con espacios que permitan el desarrollo del potencial personal y donde se fomente:

  1. La empatía, ponernos en el lugar de otros para tratar de ver a través de sus ojos. Esto nos permite encontrar puntos de vista comunes hacia un mismo objetivo, avanzar hacia la solución sin estancamientos.
  2. La cooperación, ya no vivimos en el mundo de la competencia si no de la colaboración, donde todos aportamos ideas en busca de una solución cooperativa buscando que entre todos se pueda generar algo mejor.
  3. La flexibilidad, se trata de que entiendan que las pautas se siguen con un propósito concreto y que ellos pueden aportar nuevas formas de conseguir lo mismo a través de nuevos caminos que les permitan estar más cómodos con su propio trabajo. Esto hace que la productividad aumente ya que les permite compaginar diferentes aspectos, como aprender jugando.
  4. La creatividad, es fundamental que los niños no pierdan su pasión por encontrar diferentes vías de llegar al mismo resultado, no es solo cuestión de arte. La creatividad se enfoca en tener pensamiento lateral, como lo llama Edward De Bono, y se trata de poder salirse de una situación concreta para observarla con una nueva perspectiva y encontrar mejores soluciones para llegar al mismo resultado o a uno mejor.
  5. El compromiso, alinear nuestra visión de vida con lo que estamos haciendo. Se trata de encontrar en nuestras actividades algo que nos motive y que nos permita comprometernos para ofrecer nuestra mejor versión a través de lo que de verdad nos apasiona.
  6. La innovación, que acompaña a la creatividad y trata de que sean capaces de crear nuevas tendencias, de darle a un objeto nuevos usos, que asocien diferentes ideas que parecen aisladas y consigan puntos comunes que les lleven la mejora o cambio de lo actual.

Y nuevos educadores.

El educador del nuevo siglo, llamado por muchos expertos el siglo de las emociones, debe procurar crear espacios lúdicos que promuevan no solo la enseñanza unidireccional si no el proceso de enseñanza-aprendizaje bidireccional que favorece positivamente al desarrollo personal y emocional de los alumnos motivándoles a dar lo mejor de sí.

El viejo modelo jerárquico de las empresas empieza a quedarse obsoleto. Los grandes elefantes están comenzando a verse amenazados por una gran cantidad de hormigas que comienzan a darse importancia y dejarse ver en el mundo laboral.

Por ello ya no podemos seguir educando jefes si no líderes, debemos aplicar en la enseñanza procesos de liderazgo basados en la contribución personal; que en las aulas todos tengan derecho y oportunidad de aportar sus ideas y se sientan valorados por ellas.

Ya los expertos afirman que en el futuro desaparecerán los empleados y que los entornos laborales se nutrirán del trabajo en equipo de diferentes profesionales autónomos que harán su trabajo desde la pasión y no desde la mera obligación con flexibilidad y respeto por las cualidades personales de cada persona.

Es nuestra responsabilidad hoy que los niños tengan un desarrollo personal positivo, que aprendan a valorarse y destaquen cada una de las habilidades que traen consigo y que van aprendiendo con las experiencias personales que a cada uno le tocará vivir.

A través de las actividades que les enseñamos debemos procurar que se den en las aulas momentos donde puedan potenciar estas cualidades personales y aprendan a manejarlas de forma lúdica. Apuntamos a una educación para evolucionar, permitir a los alumnos que sueñen con quien quieren ser y se preparen para cumplirlo porque esto, nos va a procurar tener en el futuro una sociedad mejor donde se sepa vivir en comunidad, nos ayudemos unos a otros y consigamos de verdad la consecución de nuestras metas.